eL LeNGuaJe eN LaS eSCaLiNaTaS


...
Como lectores de libros sacros,
anunciadores de hecatombes y milagros
promotores de paraísos, nirvanas, redenciones
transitaré en la escalinata
plagadas de creyentes, túnicas y velos
obsedidos por veteranas, dioses y fantasmas.

Con dos zapatos y el báculo estridente
herido por el dibujo tibio de unos labios
templaré mis voz de hirviente luz
frente al Templo y su explanada.

También he de llamar a los creyentes en torno mío
que me escuchen en las mejillas de mi libro
que me aplaudan la ira con delirio
Y con estridencia de monos liberados, estallen
como plaga de ratas en la alcantarilla 
los santones y beatas


Pero no leeré milagros, sanaciones ni epopeyas
¡Qué se creen!
Si no de la indestructible nada
y de la muerte que me deben.

Y mi voz
¡Ah! mi voz atronadora
será el duro brazo de la cólera arrebatándoles aliento
huracán de pájaros insertándoles el pecho de vuelos espantosos.

Al fin repudiarán el  libro escrito y mudo
y apetecerán la palabra viva que hiede de mi pecho
como el acero desnudo,
como el sexo enardecido.

Sólo quiero el grito que destroce las gargantas,
cuando me pronuncien.

Y que se calcinen los labios proferentes para siempre
y enmudezcan los malditos y sus hembras
hasta la última vocal de mi apellido y de mi nombre.


Sólo quiero mi lenguaje en la inmensa escalinata.


.

DePaRTaMeNTo De aSeo Y oRNaTo (2011) Salutacion a Pablo de Rokha


En el Parque Bustamante pasa todo. No obstante
lo cuentan como si te narraran una misa.
Diz que en el Parque Bustamante vive el poema de la patria
y los pájaros no duermen en los árboles del viernes,
por temor a los desvelos, lujurias y asaltantes.

Cada senda cruza chile sin el eco de las marchas
pues pasaron los Infantes de la Patria
y los hijos de los nietos de la marcha repasaron
tantas veces que no quedó semilla alguna para el grito.
A pesar del surco tan profundo de pesadillas y suplicios
mudos trotan con sus lacras laicas por el Parque Bustamante.

En esa herida abierta sepultan pesadillas y quimeras
y un cristo duerme con cartones muriendo sin la cruz.
Compadre: Un paco dios partió por dos un cráneo.
No compartiré ese comentario Lucho
pues de acuerdo a estadísticas profundas
un tercio de la población no entiende lo que lee
ni siquiera los silencios de sus propias ilusiones.

Madre soy un hueco en todo el habitante chile
en exceso cayéndome de hocico intrabajable
callándome gimiendo como Rocka sobre el Parque Bustamante.
Una leva mete su rabo en la perrera
pero ni uno sólo de esos perros se parece al quiltro mío
que protesta por las cargas caballares.

La perra ideología afila neo versos
La ideología es libertad para lucrar como insaciable.
Es algo muy profundo en nuestra democracia veterana
otorgar tres cuotas a los felices, respetando el precio del contado
beber la orina de la novia invulnerable que protesta
y dejarse fornicar como los canes del Parque Bustamante.

Bustamante era intendente cuando se escribía este poema.
Ahora es nigromante de todos los duendes del follaje
y bastardo traficante que nos habla de su misa abuela.
Hoy es fin de mes y nadie paga un sueldo. Estoy de paro
y mi general ni aparece en el parque de batalla.

En los bancos deste parque no hay ni un peso de la patria
ni siquiera para el loro tirillento del organillero infatigable.
Solo caen bombas incendiarias con sus llantos contagiosos,
colegiales con sus marchas por el Parque Bustamante,
nanas, vómitos y globos sobre nadie y la concha de tu madre.

Una jardinera del ornato me depila en un escaño.
- Nunca beso a los velludos - dijo arrastrándome al arbusto
De sus rizos salió un discurso que era de marca original
y mejor que mi alegato comparado con su acto del mamón.
La abandoné por ostentar de la madre verdadera y de sus tetas.

- Puedo ejercitar las partes de mi cuerpo y porpiedades de mi novio
pero nadie puede, nadie puede en forma razonable
pisar el pasto de este parque con el asco de un condón
cáscara de amores, bestias y maracas parvularias; concluyó.

"Cristo vive” y “pico p’al que lee” me escribió en la placa inaugural
de mi costado costillar y en un tercio de mi izquierdo pecho
Así se alzaron los aplausos como hojas de un concierto familiar
por el mega viento a toda primavera de la orquesta en el follaje
y del cacique Vitacura pataleando sus autitos de pedal
como un ángel en el parque del edén.

Pido un premio para el Mono de González un nobel del mural,
y tres escupos merecidos para el monumento ecuestre.
Es el Parque Bustamante el que te muestro mientras masco este fiambre
con toxinas literarias del café que beben las damas de modé.
Está cagado padre, el universo del paisaje decadente
en el parque patrio del valiente prócer Bustamante.

Tan desnudas y vejadas están estas palabras
que el vergel blasfema de su dios, mujer y padre denigrante
de la especie humana y de la proletaria arbórea
Llora por la mala raza Bustamante
sin un alma pura y digna de cruzar algún sendero ornamental
ni alabar con el canto rechinante de mi otoño delirante
cuando sin lugar a dudas desverdece y  para siempre
la bóveda botánica del parque Bustamante.



José Antonio Bustamante Donoso, militar formado durante el régimen español, comandó a "Los Infantes de la Patria" en las batallas de Chacabuco y Maipú. En 1822 fue ascendido a General por Bernardo O´Higgins y nombrado Intendente de Coquimbo.

NeNiKéKaMeN, HeMoS VeNCiDo.


¡Qué desnudo vómito acontece en la letrina de un bar porteño!
¡Qué vertical lluvia decide por mí en su descomunal gaznate!
Culebrea entre las paredes de mi estómago
el borde del WC de tanto maridaje y las ganas - vida - de olvidarte.
Es por el sudado hueco de mi casco de bombero.
No vencerán esas arcadas. No.


La última vez del blasfemo beso en ese cuerpo
que ardió como la jirafa de Dalí
te obedeció a cualquier maniobra de recuerdo
como si fuera adolescente puta y dócil
como si fuera en plural la náusea.
Tu memoria se endurece a pesar de todos los nombres femeninos.


Se ilumina en cada verso alzado el abandono
desde el tamborilero púber y su primer olor de entrepierna
que odiabas y adorabas
y que era el sonido de tu voz arrodillada implorando al cementerio Pater


Papá
y sus tres espermas de epitafio
en el nombre de la Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.
Fue el sabor en todo su milagro azul de invierno
de sus mismas nieves el que te acostumbró a vivir del aire
y donde quieras que estés de aquella promesa maquinal
hasta tu vértigo se desvanece.


Oscuro es el atardecer de tu distancia ardiente
sitiadora del panteón amurallado es la familia
pobre tu eternidad, la mínima que se despide
maratonista de abolengo en tu pastura
breve la jornada del reloj horario
príncipe de aromas y danza
vapor apenas
vaho
en leves labios del último fantasma que recuerdas.
Ese que juraba en la cantina:


- volveré desde el rocío -


Te descubrió en plena meta griega
la oveja negra enardecida.
No. No sabes. ¡Cómo podrías!


Estarás confundido
porque no ves el motor de su milagro.
Como los peces te escondes del aire
de la luz que te proteje
de la amarra del muelle
del vino que bebes sin saber que mueres.
¿Si no sabes del ancla colgante de mi pensamiento
cómo podrás saber quién eres?


Que vomiten los nacidos en confesionarios
que vomiten los demócratas del odio
que vomiten los enfermos en la parca
las ambulancias y su trayectoria en los vendajes
los universitarios en la sabiduría de sus grafitis
los dictadores que no contestan
porque en su tartamudeo palpitan muertos
vomitando sus nombres en plena Historia


Vomitémoslos. No sirven.
Se los juro en este plato de lentejas.


Que vomiten las especies en peligro de extinción.
Dejemos que el nivel del mar supere nuestras crestas
y el perdón nuestras bajezas.
En las crujías del barco fantasma estaba ese dolor.
Y en las cubiertas
la vocación de las palabras con su desencanto
o era bala de pistola.
Te maltrató lo prisionero en cada cielo
en las casas que no fueron tuyas
fueron muros que comprimen o vomitan ángeles custodios.
En la huella de ese mar que apenas puedo navegar
están los hijos cual témpanos o espuma
que en las crestas de las olas blanquean
hasta que el viento feroz los eleva al horizonte
y frío amante
expedicionario de la Antártida paterna.
Caperucito hielo,
provisorio hogar de luz hasta el verano de la esquila
con sus tareas escolares pagando su matrícula.


Qué luna oscura se otoña que me mata.
Qué testamento se masturba que me aterra.
Qué leyenda gitana me calé engendrando sus lobeznos
con su madre de plata que aborta su niño de luna
Y el Cid por supuesto era la abuela
tallando el corazón de escudo, lanza, honor y lanzallamas
como un grito en las telas de mi propio corazón sangrando.


Maldita bala de pistola que añoré.
Hiciste lo que pudiste y bastante fue
considerando la nada que apenas perforaste.
Están las marchas con sus orfeones literarios.
Están los escritores con sus granizos que son plumas
que son miedos
y graznidos que no afinan ni defecan.
Los bossa-nova tropicales bautizan
con mi palabra ebria que inventé;
porque hacer una Marina con belleza
toma un tiempo de tristeza y oración que balanceo
y se cadencia como nieta.


Ah! Los clérigos del trigo
regado con la sangre blanca apenas droga de la culpa
llamarada de la hostia,
cuerpo de un Cristo que olvidé devorar cada domingo.


Para qué.
Sí; María Virgen de los tormentos,
por supuesto que sí;


la vida se va


y no dejo de mirarla porque pesar de tanta duna
se me llena de bordados
y no me alcanza el tiempo.





PRoCLaMa (1970 )

He aquí la obra perpetrada
de acuerdo con mis gustos y preferencias.
Es fácil así comprender
esta proclama por cierto bien esquemática
expuesta a los hombres simplificados por su forma común y corriente.

Cada una de mis complicaciones poéticas
obedecen a los vínculos de ásperos vientos
llenos de mercaderías ensangrentadas
pero insisten en medirlas con detectores
de variadas obras maestras.

Por otro lado
procuran precisamente
transportar la palabra a la decoración barroca del hastío
para exterminarla definitivamente. Esto es pifiadamente falso.
La poesía es un artículo mágico de consumo. Esto es lo cierto.

Aprovechándome de esta ventajosa situación
busco nuevos alimentos
con su elevado número de muertos
su exuberante multitud de enamorados y tarados

Algunos buscan un ejército que defienda por sí sólos
las razones de su pánico
para embarcarlos en su nave
constituida por masacres desprovistas de protesta
enredadas en adecuadas olas de júbilo

Y otros con experiencia de antigua sabiduría,
pretenden la infausta metafísica de encajes
cuya velocidad bien regulada
salga a combatir a las calles con ayuda de los militares
Afirman que esto debe concebirse en períodos de crisis nacional.

Con siglos de dominación
extenderán su lengua sembrada de cadáveres
o balbuceo de versos primarios
colocada a dos metros respecto del nivel de piso terminado.
Justo allí
daré el corte esquemático.

Haré escala en un mar de vino y rabia
para desorbitar mis carcajadas en la cueva inmaculada
de los santos apóstoles, partidarios y contrincantes
acólitos y militantes.

Encontraré las herramientas expuestas al aceite de mi violencia.
Ellas estarán dispuestas en su primitivo aspecto
y la materia prima se emitirá desnuda
sustituyendo a fuego y metralla
toda la mentira
Así lo creo

Desembarcaré CHE
con leche recién ordeñada
con nuevas aplicaciones tácticas
y llamaré a los que de corazón en paz
que entre táctica y teoría quisieren establecerse.

Insisto,
debe ser integrado por un desastre absoluto
con un saqueo literario a su cultura acumulada por toneladas

Mi nombre: Multitud.
Y no perderemos la condición de poeta incidental y clandestino.

(Quilpue mayo 1970)

(1971 )

A.- La GueRRa 

Iba con neblina en mi boca de siglos
disolviéndo la ebriedad de la canción nacional
la respetada de remotas naciones
y la duda de mi casera patria 
duda de luto
por unos minutos, yo diría, suprema.
Tan oscuros que son lo inicios aguerridos. ¿No es cierto?

Humanos transitan y traspasan mi frontera tan divina
Van morales, temerosos;                                                            
van honestos. Diría Gulliver.
Detractores; Gorbachov.
Gusanos; el Fidel.
Humanoides, el Toribio.
El arte y con discípulos tan granados, soberbios, belicosos
conversos del poema con sus viajes y aventuras
ampulosos nobles por LA literatura
es la causa de mis preocupaciones
nunca a dominio extranjero sometidas
ni por tres putos puntos suspensivos
Sí, huevón; ni la cacofonía me detiene. Reclámale al Vallejo ese.
Es mi discurso aquí en Laputa Queloparió.*
¿Alguna otra opinión?

Fiesta universal que los peces multiplica
son los devaneos absolutos de la ponzoña gramatical
Bailan destrozados los guerreros
versados y toreros, con sus plumas y tinteros,
¡Aviadores!   ¡Soldados!   ¡Marineros!
¡Esto es la guerra en las ciudades!
Sí; Señoras y señores escritores
Todos somos bombas a punto de estallar en versos
Acorazados, tanques, submarinos, detectores,
Algunos portaviones, incluso delatores
Pueden ser y no ser poetas.

¡En plena guerra; ésta sí que es guerra mi alma!
La crítica avanza demoliendo con su inmensa erudición
cada texto que se sale del libreto
o el punto y coma que vulneró la coma.
Mediatiza en prosas digitales reclamando un territorio de laureles,
para la raza de autores designados al Parnaso
¡OH, mi amado matador!


























¡Harold Bloom! *
Grita desmedido mi marino alternativo
Adiós mi novio de todas las novias dolidas, condolidas y trofeos.
Adiós mis putas tristes editoriales.
Mis HER -manos y vecinos luminosos, pónganse de pie. Aplaudan.
Ese hombre sí que sabe.
Supliquen la atómica que purifica y pule.
La que necesitamos para redimir el lenguaje nuevo
Urgente es el llamado de las letras. Vomiten.
¡Por favor; salpiquen!

B.-
EL ReCLuTaMieNTo























Un olor de baño innominable
saca el sable
y me lo introduce por las narices
sofisticadamente,
con su posesiones de cultura.
Ese que está allí,
reclutando mancebos y novicios o novillos sin puyazos.
es el elegido, dice.
Me he tendido sorprendido. De hinojos le he creído
a sus premios, dictados y cursillos
Por dios
al degüello mis liliputienses y colegas
Les santiguo la hecatombe.
La minúscula inmolación coge a propia leva
en la chusma infame y literata.
¡Somos todos ignorantes amarrando a tal gigante!

C.-
La BeNDiCióN























Pero es la bendición mon señor
que no es la puta paz, mi novillada, propiamente
y viene desplumada, de ligas, talcos y aromas tan dulzones
y humoradas, que me sulivera los cojones.

Todos duermen espoleando mis gorriones
porque los hombres tienen fé en todos sus romances
a pesar del ruin ataque de las bibliotecarias.
Así es la guerra del que escribe y se la cree.

Y mientras tanto Pablo Padre*, pinta tú la paz albina
en mis palmas
que no por rojas son más vivas,
y a los premiados en medallas, bendices como siempre.
Que de uno y otro lado irán tus reclutados garabatos
mecanografiados como un coro celestial ausente
empalando la canción desesperada.
D.-
De FRaNCo

























Se me acerca la venganza de caderas blancanieves
y me deglute
me hiroshima
Y me acaricia con dinero, semen y pasteles.
Y le sonrío kamikase.
Y me arrepiento, colateralmente por supuesto
en un recuerdo de la mujer que tanto quiero
la cual no es La Virgen María precisamente.
Le hago un verso.

Tiene ella la trinchera
donde el miedo mío acuna
El miedo;
el miedo que la guerra acabe
y nadie avise o sepa. Ese miedo, desespera oye.
No te espero; dice y va
Yo la veo tendida y siniestrada
en brazos de un sátiro oscuro sin corbatas reputables
dando histéricos saltitos
chupando vientres y en sus cueros, el virus ecuménico.
Con su propio cáncer cérvico uterino
le hago un verso.

E.-
La ORaCióN

























Padre noble que vives soterrado
por debajo de la puerta
escuchando mis pequeñas explosiones y majaderos holocaustos
me confieso pecador.

Yo plagio.

Sigue tú rezando cauto
que yo cáustico
anudo casto
anúdome
los sesos, la víscera, la masa, las papilas gustativas,
la patria literaria toda
¿Qué te crees?

Es la guerra
y la estoy perdiendo

Sangre por sangre
hombre por hombre
y madre de las guerras
con otro más patético poema

(Noviembre. Blue Ship. Valparaíso)

Laputa es un lugar ficticio relatado en el libro Los viajes de Gulliver, Laputa es una roca o una isla flotante, que puede ser dirigida por sus habitantes a cualquier dirección.
Harol Bloom A finales de los años setenta se adscribió a la corriente deconstructivista. Ha vuelto a irrumpir en 1994 con la publicación de El Canon Occidental, tildado de «masculino» y «blanco» Levantó ampollas entre los representantes de las corrientes de derechas e izquierdas, a las que Bloom criticaba por politizar los estudios y la crítica literaria.
Pablo Padre *  NERUDA
La Virgen María  =  Frívola del Puerto
Blue Ship =  Extinto Bar-Restaurant del Puerto, ex propiedad del amigo Guatón 8A y de cuya existencia hay un dibujo exacto de Renzo Lukas Pecheninno; LUKAS.

aCeRCa De uN RiDíCuLo MeDioCRe


hombrecito aferrado a los testículos y a los ovarios
hombrecito de mínimo común múltiple.
no es que crea tener alitas en los tobillos
pero gotea la paciencia mierda.


número no euclidiano de personas
Mediocre
así llamado por presentar en la dermis
síntomas inequívocos de pulsos librescos
empero
cuando toda tarea intenta
regresa a la mas importante de ellas;
mamar.

El hombre por obra de la probeta
es ahora
el de mediocre desde la cuenta de los siglos
mediocre de todo lo referente
a tus paupérrimas victorias.
Si fuera posible en cómodas cuotas ministeriales.

Mediocre del central punto medio
Mediocre en tus órganos principales y las arterias
Mediocre sin jardines del encanto.
Por supuesto que el género poético
comprende la situación de otros mediocres
compuestos por ultras desbandados tales como:
Soto Moraga y Martínez,
Y no Shakespeare, Bacon o Goethe ni menos Byron,
(Según me informa Borges),
porque es interesante
y ciertamente un dejo de pasado da un toque de distinción.

El fruto es útil, hombre nuevo
más aún si elevas la producción en un 30 %
o apoyas la continuación de la masa.
Entre otras cosas recuerdo que J.H.S. sepulcró:
“Entonces dirá el rey a los de derecha: Venid benditos
Entonces el rey dirá a los de izquierda: Apartaos de mí
(Mateo: Cap. 25 Versículo 31 al 46)

Esto no es; repito
para el grasoso mecanismo de las fantasías poéticas
es para el siquiatra
no es para la élite
(Quién sabe cuando volveremos a encontrarnos con ella)
Formarán un grupo lingüístico escaso
de mitología venerada por las jerarquías sacerdotales y ministeriales
y por la enajenación celestial de la subterránea beatitud
o la beatitud subterránea de la celestial enajenación.
Da lo mismo.

El mediocre
materia de nuestro comentario de hoy
de clara definición
no avanza, flota.
no retrocede, pasa indemne.
es punto neutro de la nada.
por eso me siento en el método de la producción
en su sistema de enseñanza
en su forma de ganarse la vida
en su estilo de oración
castración, fornicación.

Retírate poetita
Periodista
Empresario
Dirigente sindical o funcionario
Humanista libertario
Revolucionario
Militar corrupto
arzobispo ceñudo
fracaso
retírate a descansar al castillo de tu talento
de tu opulencia de tu soberbia de tu vanidad
prepotencia invulnerable
y elucubra o eyucula y consume
sobre tus magnas y futuras recaudaciones

Antes de irnos a la habitación
quiero decir
por si no me explico
que el hombre moderno de corporeidad homérica,
que la mujer moderna de siliconas cerebrales
tienen los sueños hoplitas
fundidos en la misma mierda.

(Quilpué altura del paradero 19. Calle Freire)

MeTaLoiDe

Cuando tiemblo de ausencia solidaria
me parece que voy cantando
con tu noche posada sobre mis hombros
Y es porque voy contigo rememorando
rememorando rememorando

Me visto horizonte para tus ojos
o muero de quebrada alborada
en las negras nubes que velan mis llamas
si tus ojos me niegan la flama
niegan la flama
rememorando

En  - ton  - ces
languidece mi pájaro
y su corola de plástico
mirando el óleo repugnante de mi arte
Pero me levanto
rememorando rememorando

¡Me rompo la cabeza en la muralla del encono!
y te odio con individualidad premeditada
con histeria existencial y metódica
y yo me respondo:
es por  El hambre.
es por El túnel.
rememorando

Madame Bovari.

Wilhelm Meister.
Herman y Dorotea.
Manon Lescaut.
Rayuela.
(Demasiada lectura,
me llena de locura
es mi responso)


1° Masco tu cuerpo
2° Devoro
3° Trepido

¿Qué en ti me atrae?
es siempre el loco afán de pulverizarte
la variedad de tu rutina
el ámbito de un año universitario
o
el deseo ardiente de tomar desayuno en camisón
Acaso quiero que un liróforo me proterve sin sentido
al repensarte.

Quiero con esmero trabajar mi obra
Mi obra tiene una sonrisa rómbica
inscrita
en una esfera blanda de mi religión anatómica
Sólo es cosa de tener antecedentes
para ser condecorada de amante inolvidable
de amiga irresponsable
de concubina perfecta
de perrita choca
Turrón de maní
Meloncito de olor
Azúcar y canela

Tú sabes que los objetos no se usan a sí mismos
y yo te voy a entregar el uso, el abuso y el desuso
con mentiras y verdades
resfríos, leche con vainilla y leves e imperceptibles penetraciones.

Tú eres un laberinto
con viento
primitivo y casto
y tus sueños tienen
melodía.

Melodía
de tus ojos
equilibrio nasal
suspenso de tus labios
reposo circular.

Como te decía anteriormente
es el afán de destrozarte con cautela
y desparramarte en versos de otra escuela
con certificados de creación
con locura onomatopéyica
con estética indeleble
propia de la inusual locura que provocas

Pero ya mi lasitud materializada
--------------------------------C
-------------------------------- A

-------P A U S A D A M E N T E
en la posdata.


P: D: Mi madre comenta:
Mi bebé fue mordido en la espalda
por una araña.
Desde entonces la infección no lo abandona.
.

CueRPo DeSHeCHo

(Cerro Castillo, Lever 534, Viña del mar)


Todos los días en mi cielo
duermen las palomas grises
Aquí tiene la alternativa de hablar de las nubes o de él. La elección es obvia.

Y cuando voy en el microbús crepuscular
del Sol del Pacífico
el cuerpo luminoso que se desparrama
en las aguas salobres del cansancio
convulsiona el caótico cantar de mi enfermedad mental
Se refiere a las luces de la ciudad reflejadas en las aguas de la poza de abrigo de Valparaíso
que lo lleva a la reflexión.

Llego a casa de Quilpué. San Martín N° 541
Respirando apenas las partes que aún no se desprenden.
Tuyas y mías.
Indica el lugar exacto de su domicilio

Duermo, yazgo, no sé
Yacer o dormir son sinónimos de estar muerto. El hablante desconoce su situación

Y con la luminosidad aplastante de las mañanas
Te recorro como a un callejón solitario
Escuchando
el ruido de mis pasos.
Hay conocimiento del sujeto que ilumina, alumbra, encandila  pero que no se reconoce como algo vivo ya que sólo se escucha el eco de los pasos

Yo no sé porque nada te importa.
Reproche

Hoy en el duro celofán del vidrio
Cuento cristales blandos del vidrio
Aquí opta por una metáfora. Se refiere en realidad a la neblina de las noches de otoño que por lo general están en las colinas de Quilpue empañando los vidrios de una ventana.

Afuera hay un chisporroteo de humedad nocturna
Es la neblina que titila
quizás con qué luz
Te has derramado por mi cuerpo
como el humo.
Contemplo quietos copos luminosos
entre tus cabellos que detienen el rocío.
El sujeto amado lo llena itodo y su imagen está presente en la niebla, en el rocío, en el agua, en la luz.

Esa vez en la estación querías irte
Recuerdo

y al trinar las campanas de la catedral
Esto fue antes del terremoto

Emanaste como un soplo universal
Rima para enmarcar y destacar el remate del poema

Y allí
descansa para tomar impulso

Sonreíste. Al fin y al cabo repetí
Toma mi cuerpo y muere conmigo.
Es el reencuentro y la resignación. Se resuelve el poema.

Así iniciaste tu banquete de mendigo
No hay mundo mejor. No hay felicidad.
Mascándome los días y el recuerdo.
Las palabras siempre sobran.

PLuS uLTRa

Esta rata pisa con indecisión
para beber la leche tibia del delirium tremens
mientras las moscas se derrumban en la noche del 73.

“La mierda está sostenida
por columnas griegas de cartón”. - Decía Juan

“La vida amanece con un dolor de estómago

y me siento más sólo que la cresta”. - Le dije.

“Entonces llama al cura y ora”. – Me dijo.

“Pide para Juan lastimado
en los helados aposentos”. - Dijo el cura.

“Pido para Juan hijo perdido
en las plazas públicas del destierro”. - Dijo María.

“Pido para María sin el padre”. - Dijeron Juan y Luis

“Hoy me escondo

para denunciar a los que pasan a mi lado”. - Dijo el traidor.

“Habrá que derrotarlos en sus escondrijos”. - Dijo el valiente.

“Todo cambiará para mejor”. - Dijo el iluso.

“No me di cuenta del grito atroz

al denunciarlos en el tragaluz”. - Dijo el cobarde.

“Al verlos pasar, cabizbajos
sólo veo caracoles en mis ojos”. - Dijo la madre.

“La metralleta... papá.
como un insecto sólo, en el mantel”. - Dijo el hijo.

“Y ciertamente yo no habré perdido gran cosa”. - Dijimos todos.


“Vivo. ¡De qué te asombras!”. - Dijiste tú.

“Per omnia saecula saeculorum
Benedictio Dei”. - Dijo el padre.

“Llamen al traductor”. – Dijo el lector.

(Lever 534 C° Castillo. Viña del Mar
Y Juan Luis detenido en la base Aeronaval de El Belloto)

DiGo



Digo:
La muerte apoya el dedo
antes de entrar a casa
porque me duelen los pasos dados.


¿Amor;
_________________has pensado acerca
_________________del pánico, del grito, del suburbio
_________________de aquella mujer virgen
_________________de la venganza del paisaje
_________________del gas
_________________de la grasa en los asientos del autobús
o
_________________en quien
_________________limpia el pasto con pantuflas
_________________y lo protege con espinas?
Acaso
_________________en la luz de las cocinas
_________________el aroma neumático de la máquina
_________________y todas esas cosas
_________________llenas de portazos
al microscopio estereofónico del ocio


el microscopio estereofónico del ocio


EL MICROSCOPIO ESTEREOFÓNICO DEL OCIO

¿Te acuerdas cuando ingresamos a la universidad?

__________________La muerte hunde el dedo
__________________al entrar a casa.


Quilpué, 27 enero 1974.-

MiS aMiGoS PoeTaS:

Me decía él:
“Ella era un regresar a tropiezos de sonrisas simples”

Y el otro empacador de sol, baboseando su miel:
“En cada flor acariciaba el tulipán de sus manos”

... y así cantábamos descalzos en el tibio camino
pero un día nos apresaron en la transparencia de un verso
tellier baudelaire villón vallejo breton salgado moraga soto viveca...
Por nuestros gritos pasaban todos...

Pero nos pusimos de acuerdo,
debíamos tomarlo con calma.
cantaríamos doctrinas humanitarias
al presidente de la república
a la corte suprema
a la cámara de diputados
al número siete por la gran siete
a la televisión
al final de una sinfonía.

Un bebé nos escondía las letras en conserva
la esperanza
el premio nacional
las publicaciones.
o sea nuestros artículos de consumo de nuestro ego insatisfecho.

Teníamos que cogerlo
y cuando lo hicimos,
sonrió con la dentadura de un adulto.
No pudimos acariciarlo.

Aterrorizados
regresamos mascando nuestras flores de papel crepé
inhumadas
en nuestra lengua de plastilina.
Las escupíamos a la orilla del camino.

¡Cómo hablaba la gente!
¡Deben ir al cura párroco¡ ...nos decían...
Fuimos. . .
¡Y el cura tocaba la campana con parlantes!
La seducción, la violación, la castración,
la constitución, la salvación, la destrucción,
la evolución, la salvación, la revolución.
y la corrupción.

. . . y aquí estamos. . .
Los que somos
en nuestros goces descremados llenos de proteínas y de fibras
en la arteria de mayor circulación.
Mirando la gente que huye frenéticamente a sus casas.
Nos cierran las puertas, la ventana.

No existen las ventanas, ni las puertas. Son dibujos
No tienen limosna para estos ciegos. Son muy pobres
Tenemos la peste de girar al rede
al rede
al rede
dor.

Nunca
Debimos escupir las flores de papel crepé a la orilla del camino.

Cuando buscamos al bebé
no había gente.
No había
flores.

Todo es un campo de la irrealidad uniformada
(todo uniforme huele mal)
o de eternidad preconcebida
(toda preconcepción es irreal)
con lista de asistencia
(toda lista es la extrema unción)
con grandes relojes y oficinas
con estatuas oxidadas
y trisadas
con palomas cuadradas y empolvadas.

Ahora videntes,
¿Qué haremos?

Huyamos también a nuestros cubos
a devorar intimidad rutinaria
. . .
a escribirles buena poesía.


Este poema fue leído por un Agustín Olivos de profunda y cavernosa voz, al menos eso creíamos; mientras Juan Luis Moraga, Hernán Quezada y Eduardo Arenas se encerraban en un cubo de papel en la Facultad de Arquitectura de la Universidad de Chile de Valparaíso – año 1971. El cubo estaba hecho con una estructura de alambre y las páginas de El Mercurio pegadas con Agorex fueron conformando las seis caras del cubo y provisoria cárcel para Juan Luis, Hernán y Eduardo. El autor, Rubén Cárcamo, se mantuvo en su castillo de Quilpué a la espera de las buenas noticias de su avanzada.
Nota Unánime: Distinción máxima o como se dice; un siete.-

BoNo De ReCoNoCiMieNTo


Conozco gente a la vuelta de la esquina
que no conoce sus zapatos
ni a su perro
pero sospecha de la espina.

Quien conoce a sus zapatos
sabe cuantas vueltas puede dar por la manzana
reconoce los aullidos del vecino perro
a la vuelta de la esquina
y ni sospecha de la espina enterrada en propia cama
pero reconoce la mentira a la vuelta de la esquina.

Quien no conoce sus zapatos
no conoce los regresos,
confunde artefactos y aparatos
alaridos con llamados
no conoce la conciencia
la reconoce como pólipo
y como ciencia indica
se extirpa.

Persiste cuidando sus rosales con prudencia
y dice que los cólicos de inquina
pertenecen al quejoso y al amargo.

Pero diga usted si no resiente señora, señor,
el dolor de sus zapatos
que resumen empeines y tobillos,
dedos y talones
recorridos y caminos
o el dolor de los atajos.
Diga usted si no resiente
de su perro algún vómito silente
a la vuelta de la esquina.

Reconozco la indecencia
El dolor de los zapatos ya no es propio
es el dolor de otro
y porque sé,
lo reconozco
a la vuelta de la esquina
y el perro es perro propio con propia espina

Y usted
ha perdido la inocencia
y ni alcanzó a llegar hasta la esquina.
.

BiT

Gravitando como se dice
Y ni me muevo
del soporte escalonado
y feroz de mi torreón burócrata
ni me muevo. Es lo seguro.
pero gravito heroicamente
por supuesto.


Entre quienes se dicen razonables
soy el más sensato.
Es lo que les pasa
a los hombres de alcornoque
En lo que me transmuto.
¿Comprendes este BIT?

BiT:
Unidad que mide

la cantidad de información que transmite un mensaje dado.
Sujeto definido.


¡Para qué seguir con el poema!

PaLiMPSeSTo

Era tenue tu tejado

Y demolido tu camino
Era instante tu pasado
Y trivial tu rapidez
la minucia de tu enamorado
es tan sólo puta pura estupidez.


Muérdete mi niño muérdete de mí
muérdete pedazo que te adiviné.


Pero tú dale
con perder la ruta
por amores al revés.


Muérdete mi niño muérdete de mí
muérdete pedazo que te adiviné.


Palimpsesto, érase una vez
los hijos en sentido inverso
padres otra vez.
Y la madre pene padre
no comprende tanta pequeñez.


Muérdete mi niño muérdete de mí
muérdete pedazo que te adiviné.


¿Quien podrá borrar los hijos
deshacer los nietos
contra todo viento
por segunda vez?


Muérdete mi niño muérdete de mí
muérdete a pedazos que te adiviné.

SeNTiDo PéSaMe

I
Azucena blanda apacentada por el mundo
Vengo de milonga en ese bar de tedio
a mirar la áspera cadencia de tus muslos
con esa mirada que dan los pianistas al que canta.
Azotada porcelana y remendada
vengo con todas mis ropas de lana y la plata justa
sabiendo de tus malas nuevas, adorada.

Quejémonos de la pátina en el rostro
del profundo sentido de la vida
que termina a tajos por las carnes
Y de la autopsia:
- Cáncer cérvico uterino
- Tuberculosis para variar
- Estéril
- Anastenia González González 27 años.

II
Largas son las ventas y tediosos los clientes
y las broncas carcajadas
por tal o cual cosquilla en la vagina
Sombra nada más

III
La eclosión de ese poblado
evaporó las costumbres aceptadas
atrofiando ese parto ingenuo
En la noche estremecida
no hubo lugar a una llamada
ni a la llamarada.

IV
Volabas mariposa
como todas
A veces tú
y tu virgencita linda.

V
Anita y sus flores de papel crepé
¡Cómo la voy a olvidar!
Sus zapatitos de charol
jugando con muñecas de morfina
mientras vendías tu pellejo.

Y en las mañanas
le hablabas tanto de que decir nada.
Que apurará sus deberes escolares
bajo lámparas con  tus lágrimas de vidrio.
Que se cuidara
¿Acaso hay algo más triste que los desperdicios?

VI
Fue con portaligas
portaviones 
portando azulosos piececitos 
Y asustada con su monstruito de juguete. Te sonrió...
Te sonrió y tú lloraste.

VII
Podrán decir lo que te plazca.
Que alguna vez te quisieron.
La verdad es que deseabas alejarte
de esa pobreza
de esos hermanos insistentes
Con campanazos masoquistas
removías tus entrañas
y como siempre abandonando a la corriente
esos peces huachos.

VIII
Ahora eres la dueña,
la dueña de casa y te dicen Miss Mary
Convídeme una cerveza mujer
Y cuéntame de tus proyectos barrigona

IX
No te amargues Anastenia
No te amargues
que te toco
y la hiel me deja los dedos pegajosos.

aYeR

re100 ayer
con la subjuntiva acidez de mis talones
ayer no más
pisé sin darme cuenta
¿a qué no lo saben?
Sonó un ploff
neumática reverencia
y quedó más chato.


Hay ratas con sus ratos de vergüenza
hay chatos fetichistas
que gozan con cadenas delaciones y mala CompañÍA
Haya cada minúsculo bruto
que da pena.


Ayer recién ayer no más
con sus traiciones a pedazos
con su cobardía bien planchada
con su espanto de domingo
apareció entre nosotros
como si lloviera tenuemente
como si ninguno viera gota viento a viento alguna cosa
como si no viéramos en la costuras de su terno
cobardía
y él
como si lloviera tenuemente.


Ayer
recién ayer
limpié mis zapatos sobre el pasto
y continué caminando sobre el murmullo
y los últimos silencios,
como sepulturero
del buitre, de la mosca y del chacal.